no comments

Crónica de viaje con MSC Splendida por el Mediterráneo Occidental

A través de la siguiente entrada me gustaría compartir con vosotros mi primer crucero, y espero que tras leerlo, más de uno os animéis a hacerlo, ya que ha sido sin duda una experiencia inolvidable. Tras mucho buscar decidimos reservar el viaje a través de El Corte Ingles Viajes. Para realizar el crucero por el Mediterráneo Occidental es indispensable tener el pasaporte en vigor, así que si estás pensando en hacerlo es lo primero que debes tener en cuenta. Hoy en día es posible renovarlo en el mismo día en cualquier comisaría de España, por lo que no debería ser un problema.

Decidimos elegir el barco Splendida de la compañía italiana MSC, al ser uno de los más grandes de su flota (sino el más grande) y también uno de los más modernos. Os recomendaría que en la medida de lo posible elijáis un camarote que esté en el centro y arriba, así evitaréis las oscilaciones del barco que podrían llegar a marearos durante el primer día de viaje. En la época primaveral (nosotros lo iniciamos al principios de abril) el precio es mucho más barato que en verano y con un poco de suerte tendréis buen tiempo durante todo el crucero al igual que nosotros. Así, un crucero para dos personas, con todos los gastos de tasas pagados, el pack de bebida Allegrissimo y algún que otro extra como excursiones y caprichos a bordo puede salirnos por menos de 1.500 euros.

Haciendo hincapié en el tema del paquete de bebidas, os recomiendo encarecidamente coger el pack Allegrissimo, ya que con él tendremos acceso de forma ilimitada a bebidas alcoholicas como vino, cerveza de barril (de la marca Heineken) y cócteles, así como Coca Cola de lata y otros sin tener que preocuparnos por nada. Si además vais con amigos o conocéis a gente en el barco, la factura aumentará significativamente y no es difícil superar los los 50 euros de consumos por día, ya que los camareros tienden a “liarse” con los pedidos.

Dicho ésto, nosotros subimos al barco en el puerto de Barcelona, para ello viajamos durante aproximadamente 2 horas desde Castellón vía Euromed, un viaje rápido y cómodo, ya en la ciudad Condal nos apeamos en la estación de Sans y de allí decidimos acercarnos al puerto en Taxi, no fue barato, unos 30 euros por unos minutos de viaje, así que si podéis hacer el viaje entre varios (entre seis en un coche grande) y pagarlo entre todos, mejor y más barato.

Llegamos al barco más de 3 horas antes y aún así no hubo problemas para hacer el “Check in” y por tanto acceder ya al interior. Con anterioridad tuvimos que facturar las dos maletas grandes que llevábamos y también la maleta de mano. Os recomiendo compraros unos candados, no por que haya pasado nada, sino porque transcurrirá un tiempo hasta que las volváis a ver. Si detectan alimentos y bebidas os los requisarán y devolverán al finalizar el crucero (a nosotros nos pasó con un paquete de Filipinos). En el momento de hacer el Check In también se nos dará la opción de elegir el método de pago, efectivo o mediante tarjeta de crédito (no de débito), para no llevar tanto dinero encima, yo os aconsejaría la opción de la tarjeta de crédito, aquí habrá que pagar las propinas, que son de 7 euros por persona/día y el importe retenido ascenderá a 250 euros, si después no llegamos a gastarlos, se nos devolverán. Justo después os darán una tarjeta identificativa con banda magnética para cada uno y que lo será todo dentro del barco, con ella se harán todos los pagos y servirá para identificarnos además de para acceder a nuestro camarote.

Al barco accedimos por la planta 6 y ya desde un primer momento puedes apreciar la calidad de los materiales, los suelos son de moqueta para amortiguar las pisadas y en dicha planta destaca la escalera en forma curva con peldaños de cristal y cristales de Swarovski incrustados. Asimismo también se pueden admirar los ascensores con vista al descubierto que comunican las plantas. Todo está muy limpio, siempre hay personal aspirando las moquetas, limpiando el polvo, etc.

Os recomendaría dejar las cosas en la habitación y subir directamente a la terraza que se encuentra en la planta 14. Allí, al aire libre y sentados alrededor de una mesa circular (en una parte se puede puede fumar) podréis disfrutar de vuestro primer “Purple Rain” o simplemente tomaros un refresco o helado. Para pagar tenemos que dar nuestra tarjeta al camarero y posteriormente firmar la factura que éste nos traiga. Nosotros nos quedaremos con un comprobante de lo que hemos consumido y el firmado se lo entregamos, en dicha factura nos especifica lo que hemos consumido y se nos resta hasta quedar a 0 si tenemos algún pack como el Allegrissimo, pronto empezaréis a ver que compensa haberlo reservado. Las consumiciones marcadas con un asterisco son de pago para nosotros, y por tanto debemos huir de ellas, personalmente no veo necesario pagar por ello.

A las pocas horas ya estarán disponibles nuestras maletas, en la puerta de nuestro camarote y podremos empezar a guardar nuestra ropa y complementos en el armario. A nosotros nos asignaron una habitación doble (aunque la puerta que comunicaba las habitaciones estaba cerrada) que disponía de un pequeño balcón desde el que poder disfrutar de las vistas. Las habitaciones son grandes, constan de cama de matrimonio compuesta por dos pequeñas unidas entre sí, televisión de pantalla plana de unas 22″ (Samsung) con canales europeos (en su mayoría italianos) entre los que se incluyen los españoles TVE y el Canal 24 Horas, mesa con nevera y un pequeño pero funcional baño que incluye incluso tendedero en la ducha, toallas limpias que el servicio de habitaciones nos irá cambiando, champú y gel de manos y cuerpo. El armario es relativamente grande y dentro podréis alojar vuestra ropa en perchas, cajones e incluso guardar las maletas. Dentro del armario también está disponible una caja fuerte donde guardar nuestros posesiones sensibles de ser sustraídas.

Durante el primer día será necesario acudir al teatro que se encuentra alojado en la sexta planta para recibir formación sobre como colocarse el chaleco salvavidas que podemos encontrar en la parte superior de nuestro armario. Si no vamos ese día, durante la siguiente instrucción se nos llamará por megafonía para que vayamos sí o sí a realizarlo ya que es obligatorio. Así que lo mejor es hacerlo la primera vez y olvidarse ya de estas historias y disfrutar.

Para la cena a nosotros se nos asignó el primer turno de serie, pero no fue un problema, ya que esto se puede cambiar hablando con el maître, incluso es posible cambiar la ubicación de la mesa o la compañía, aunque esta está sujeto a decisión del maître por disponibilidad. Nos asignaron cenar en el restaurante la Reggia que se encuentra en la planta 7. La calidad de la comida en general es buena sin más, eso sí, es posible elegir entre multitud de platos en incluso se incluyen opciones para personas vegetarianas. Se puede elegir entre distintos tipos de pan, etc. En dos ocasiones hubo cenas de Gala en las cuales aconsejan ir vestidos los hombres con traje y las mujeres con vestido, no obstante llegué a ver incluso gente en ropa deportiva. En las cenas de gala la calidad de la comida mejora sensiblemente. Con respecto a la atención de los camareros, en general es buena, aunque como en todos lados, los hay mejores que otros, hay que tener también un poco de empatía, ya que es gente que a veces llevan muchos meses embarcados y las condiciones de trabajo de algunos de ellos son cuando menos, dudosas. También hay que tener en cuenta que muchos de ellos no hablarán nuestro idioma y por tanto, tener ciertas nociones de inglés siempre nos ayudará un poco, aunque no es indispensable. Además de las cenas de gala también pudimos disfrutar de otras dos cenas temáticas: una en la que había que ir vestido con ropa blanca y la otra con los colores de la bandera italiana. Para la comida teníamos que desplazarnos al Restaurante Villa Verde que se encuentra en la planta 6, pero al cual hay que acceder a través de la séptima (raro pero cierto).

Mención especial al Buffet que se encuentra alojado en la planta 14 y que se distribuye de forma circular, uno de los mejores que he visto y que me ha sorprendido grátamente durante todo el viaje. Con comidas muy variadas tanto para el desayuno, como para la comida, merienda o cena. Que van desde los croissants calientes de por la mañana hasta los diferentes tipos de pizzas o frutas. Además, con el paso de los días iban variando el tipo de comida y pudimos disfrutar de pescado rebozados, carne recién cortada o los clásicos perritos calientes. Un 10 sin lugar a dudas para ésta zona del barco y sus empleados. Se puede comer rápido y bien, además de que hay multitud de mesas alrededor y de todos los tipos para que estemos lo más agusto posible.

LA DIVERSIÓN EN EL BARCO

Paso a hablar ya de las zonas de las opciones para el entretenimiento del barco. Existen multitud de alternativas para que nos lo pasemos genial durante todo el viaje. Tenemos las típicas tumbonas de las plantas 14 y 15 para estar simplemente al Sol que al mismo tiempo están rodeadas de Jacuzzis con agua caliente (con un fuerte olor a cloro, así que al menos estaréis desinfectados) y no salada que están a una temperatura de 37º que se distribuyen tanto en zonas cubiertas como no cubiertas además de dos piscinas de agua del mar (la del exterior tenía el agua bastante fría). Por la tarde, el equipo de entreteniento realiza bailes en los que pueden participar los allí presentes en la planta 12. Por último decir que no es necesario llevarse toalla, hay un puesto justo a la entrada de la zona climatizada donde se puede coger una por persona que posteriormente habrá que devolver.

Justo encima de la zona climatizada hay un pequeño espacio con tres futbolines y dos mesas de ping pong, si queremos echarnos una partida tendremos que reservar hora en la planta 16 (junto al simulador de Fórmula 1). En esa planta 16 hay varias recreativas de arcades bastante modernos y de diversos géneros, las clásicas mesas con ganchos para coger peluches y la pista de badminton que está en el otro ala y al aire libre. Aquí también se paga utilizando la tarjeta del barco.

Si lo que nos gusta es el Karaoke, en el Sports Bar que está situado en la planta 7 y donde además hay una minibolera y se pueden ver eventos deportivos (en su mayoría fútbol) podremos poner a prueba nuestro arte al micrófono. Más tarde en la planta 16 podremos ir a la discoteca, llamada Disco 33, allí también se llevan a cabo divertidos concursos de parejas y otros muchos eventos.

Si queremos tener un momento de relax y aprovechar para leer un poco no será necesario llevarnos el libro de casa, en la biblioteca de la planta 5 se pueden alquilar. Aunque lo cierto es que no hay demasiados disponibles en habla hispana. Por si alguno se siente culpable a causa de la comida ingerida también tendrá la posibilidad de ir al gimnasio, un servicio que es totalmente gratuito.

Pero sin duda el plato fuerte del entretenimiento a bordo son los espectáculos que durante prácticamente todos los días de crucero podremos disfrutar. Se llevan a cabo cada tarde y en dos turnos (uno antes de cenar para el segundo turno de cenas y otro a posteri para el primer turno de cenas). Son bastante variados, e incluyen exhibiciones de baile, canto, malabarismos, etc. Decir que lo único que no me convenció demasiado de los espectáculos, fue la sensación de que en algunos bailes los bailarines iban un poco descoordinados. Además, al crucero que asistimos asistió el VIP y cantante italiano Nek, quien accedió a que varias personas se hicieran fotos con él.

Por último está el Bingo que se hace tras los espectáculos donde existe un premio grande llamado JackPot acumulable y difícil de conseguir, y otro más asequible y que también va aumento que si toca además del clásico Casino donde se permite fumar y utilizar dinero para canjear por fichas de juego, siendo el único lugar del barco donde esto es posible.

LAS CIUDADES

Nuestra primera parada la hicimos en la ciudad francesa de Marsella. Una vez en el puerto hay que seguir una línea verde que hay pintada en el suelo y que te lleva hasta un autobús gratuito para salir del puerto. Nosotros tomamos la opción de subir en taxi hasta la basílica de Notre-Dame de la Garde que está situada en la cima de la montaña y desde donde se puede divisar toda la ciudad. No os aconsejo tomar esta opción, ya que el viaje en Taxi os saldrá un poco caro y hay opciones mucho más económicas como el autobús. Ya bajando de la montaña podréis perderos entre las calles de esta importante ciudad de la Provenza y comprar el famoso jabón de Marsella, así como visitar el puerto viejo de Marsella y otros edificios arquitectónicos representativos del lugar. Al volver al barco podremos volver a coger el mismo bus que para salir, el cual pasa por el lugar cada 30 minutos.

Marsella

La segunda ciudad a visitar, ya en Italia, fue Génova, nosotros la recorrimos a pie y por nuestra cuenta, visitando el mercado, donde fue necesario extremar las precauciones debido a que había bastantes personas al acecho (los típicos que te intentan colocar la pulsera “grátis”). Recomendable ir en grupo y atento sobretodo si se producen aglomeraciones. Visitamos un barco que se encuentra atracado en el puerto y que fue utilizado por el director de cine polaco Roman Polanski en la película Piratas del año 86, la entrada nos costó 5 euros. Yo no recomendaría contratar una excursión para ver Génova. También se puede visitar el acuario más grande de Europa y un submarino cercano. Nosotros optamos por no hacerlo, ya que era una excursión un tanto larga y cara (la entrada al acuario son 23 euros por persona) ya habíamos visto el acuario de Valencia que es de características similares. Génova tiene una arquitectura que merece la pena ver (plaza de Ferrari, vía Garibaldi, etc) y dado que el tiempo que te dan para visitarla no es muy elevado, nosotros decidimos verla en el típico bus turístico, que además nos llevaba de vuelta al barco.

DSC02391

La tercera parada fue Nápoles, una ciudad caótica del sur de Italia, donde es mejor mirar todos veces antes de cruzar por un paso de cebra incluso aunque esté en verde. Ésta fue la única excursión que contratamos, y lo hicimos con el barco, fueron 51 euros por persona y nos centramos en ver las ruinas de la antigua ciudad de Pompeya. Una excursión por la que realmente mereció la pena pagar y en la que nos asignaron a una guía muy atenta y cordial. Para organizarnos nos citaron en el teatro y nos distribuyeron por nacionalidades en varios autobuses. A cada persona le daban una pegatina que debía pegar en una zona visible de su ropa, por ejemplo el 6 y la guía llevaba en alto una paleta con ese mismo número para evitar que nadie se perdiera. También visitamos una fábrica donde se tallaban corales y camaféos, típico de la zona.A continuación, otra pequeña ciudad del sur de Italia, Messina (Sicilia), de la cual lo más significativo es su peculiar catedral, de la cual destaca el peculiar mecanismo dispuesto en su torre adyacente donde representan con movimiento, algunas escenas típicamente bíblicas. Tampoco recomiendo contratar ningún tipo de excursión para verla, se puede visitar a pie y tampoco tiene demasiado para ver. Nos llamó negativamente la atención, la falta de cuidado en sus calles y suciedad. Otros compañeros contrataron excursiones para ir a visitar Taormina con la compañía Excursiones para Cruceros y comentaros que ésta les había gustado.

DSC02526

Por último visitamos la ciudad de Túnez, de la cual nosotros decidimos solamente visitar el puerto por motivos de seguridad. En él hay multitud de puestos donde podréis adquirir regalos para la familia, desde un tambor de madera de olivo hasta una dedicatoria escrita en metal y en árabe con un punzón, también nos subimos en dromedario por 5 euros los dos y el comerciante nos hizo fotos con la cámara. Algunos amigos hicieron con Excursiones para Cruceros la excursión a Medina, de la cual no hablaron demasiado bien, dado que el acoso de los comerciantes y la sensación de inseguridad fueron palpaples, en estas tiendas en posible rebajar el precio de los artículos en hasta un 75%, así que si os decidís a hacerla no os quedéis con el primer precio. Por contra, los que contrataron con el crucero la excursión al pintoresco pueblo costero de Sidi Bou Said si quedaron satisfechos.

DSC02548

El último día antes de regresar a Barcelona fue de navegación en mar abierto. Es cierto que en algún momento se pueden sentir un poco las oscilaciones del barco, pero son prácticamente imperceptibles la mayor parte del tiempo y es un gran día para aprovechar todo el potencial de lo que se puede hacer dentro.

CONSIDERACIONES IMPORTANTES

  • Si eres de los que se marean, no te preocupes, el primer día quizás notes algo la oscilación, pero a lo largo del día siguiente esa sensación se irá disipando y ya no notarás nada. Recomiendo no mirar al horizonte ni ir a proa o popa durante el periodo de aclimatación.
  • Cada noche te dejan en la habitación un Diario de Viaje donde puedes ver la temperatura que hará en la próxima ciudad, los monumentos a visitar, se habla de las actividades, cenas de gala, vestuario recomendado, etc.
  • También un par de noches antes del desembarco, se te pasará un listado con los gastos que hayas tenido, en nuestro caso no hubo errores.
  • La comida de los restaurantes no es mala, pero tampoco es excelente, no hay demasiada diferencia entre los restaurantes y el buffet. Algunos compañeros de mesa con experiencia en otros cruceros comentaron que tanto el nivel del servicio, porcentaje de camareros por persona y calidad de la comidad es superior en otros cruceros más caros como los de las compañías Celebrity o Royal Caribbean. Asimismo señalaron que la calidad de MSC es muy superior a la de otros cruceros como Ibero o Pullmantur y levemente superior a la de Costa Cruceros.
  • Se echa en falta más personal que hable español a bordo, a veces es complicado hacerse entender con el personal del barco, aunque nunca llega a significar un verdadero problema.
  • En los pasillos hay teléfonos, así que dado que no es aconsejable utilizar el teléfono móvil por el elevado precio, si podremos llamar a otras personas a sus camarotes con simplemente marcar su número de habitación. Dicho servicio es gratuito.
  • Las habitaciones están bien insonorizadas y no hemos tenidos problemas de ruidos durante prácticamente ninguna noche, pero el aire acondicionado no se puede desactivar, si como yo, sois de los que os molesta el ruido de una mosca para dormir lo mejor es que os llevéis unos tapones para dormir, yo me compré unos a bordo.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Responder