Qué es el posicionamiento ASO y cómo hacerlo (2020)

En este nuevo artículo que voy a enfocar desde un prisma bastante personal os quiero hablar de ASO o del posicionamiento ASO, no confundir con Adso de Melk (lo siento, tenía que soltarlo). Este es un concepto que a día de hoy sigue siendo mucho más desconocido que el posicionamiento SEO en buscadores. No creo que sea ningún tipo de tabú ni nada parecido, como sí lo era el SEO en los 2000 – cuando parecía más bien una especie alquimia de Paracelso que un conjunto de técnicas estudiadas y definidas – su mayor problema es que la principal barrera para acceder a este mundillo es que necesitas saber programar.

Si estás empezando en este mundillo del ASO o simplemente estás interesado en saber más, este artículo conseguirá introducirte en el, para a continuación seguir investigando por tu cuenta o incluso terminar realizando un posgrado en Marketing y Posicionamiento para Aplicaciones Móviles. Y es que hasta no hace muchos años, el marketing online se asociaba a algo que estaba fuera de las universidades, hoy en día, afortunadamente, esto está cambiando.

¿Qué es ASO y para qué sirve?

ASO significa literalmente App Store Optimization y lo podemos definir brevemente como el conjunto de técnicas que se utilizan para optimizar la posición de las aplicaciones en las tiendas de aplicaciones.

Si bien el ASO comparte ciertas características con el SEO, en lo que yo he podido ver, sucede un poco como con los vídeos de YouTube, algunas de las técnicas que se utilizan en ASO no funcionan en SEO o incluso son perjudiciales y muchas otras simplemente no se aplican. Por lo que alguien que tenga conocimientos sobre SEO o sobre posicionamiento en YouTube, tendrá que aprender técnicas nuevas para posicionar en ASO.

Mejorar el ASO te servirá básicamente para que las aplicaciones que desarrolles mejoren su posición en la App Store o Google Play Store, que son básicamente las dos tiendas de aplicaciones para móviles y tablets que existen actualmente. De este modo conseguirás más descargar, mayor visibilidad y finalmente y no por ello menos importante, ganar más dinero.

¿Qué aplicación creo y cómo la posiciono?

Aquí ya entramos en un terreno pantanoso ya que Google, al igual que lo que ocurre con el SEO, siempre nos dará unas pautas muy “light” sobre lo que debemos hacer o no hacer para posicionar lo que sea en sus buscadores o su tienda de aplicaciones. Pero la realidad es que muchas veces esas técnicas no son suficientes o no son todas las que están disponibles.

En cuanto a la App Store (la tienda de aplicaciones de Apple), no voy a mentir y dado que no tengo experiencia tratando de rankear aplicaciones en ella, la pasaré más por encima que Google Play, dónde sí tengo un pequeño bagaje en el que poder apoyarme.

Escoger correctamente el nicho de mercado

Cuando estás pensando en crear tu aplicación, lo primero que debes hacer es investigar si existe personas que estén demandando una aplicación como la que tú tienes en mente. Y a menos que tengas la idea del siglo y lo que quieras desarrollar sea algo totalmente innovador donde tú seas el primero en crear ese tipo de app, tendrás que recurrir a intentar mejorar aplicaciones que ya están en el mercado y a las que crees que puedes superar de alguna forma, o para las que puedas ser una alternativa.

  1. Una vez que tengas una idea en mente sobre la app que deseas hacer, deberás echar un primer vistazo en Google Play o App Store. búsqueda apps en Google Play
  2. A continuación será necesario comprobar el número de búsquedas que tiene nuestra futura aplicación. Esto lo puedes hacer ayudándote de Keyword Planner que es la herramienta gratuita para anunciantes de Google Ads. Y si bien el Planificador de Palabras Clave está enfocado a la búsqueda a través de Google, puede servirte para hacerte una idea. búsquedas mensuales keywords
  3. Ahora viene el que quizás es el paso más completo de todos. Y es el de volver Google Play y evaluar si la competencia es demasiado fuerte como para conseguir posicionarte en ese nicho de mercado. Para ello hay que tener en cuenta múltiples factores como la cantidad de descargas de las aplicaciones, la optimización de su texto, de la palabra clave, si vas a poder invertir dinero para publicitar tu aplicación y muchas cosas más.

La aplicación del ejemplo sería una app que actuaría como brújula y es claramente nicho muy explotado como puede ser el nicho de las linternas y muchos otros donde sería muy difícil o muy costoso entrar a competir desde cero hasta ganar cierta visibilidad. Pero si consigues encontrar una palabra clave o un conjunto de palabras claves de un nicho con poca competencia, quizás sí consigas llegar al top 10 y sacar unos buenos ingresos pasivos.

¡Ojo! No utilices nombres de marcas comerciales tipo “Facebook”, “WhatsApp” y demás en tus aplicaciones, ya que lo único que conseguirás será que no te dejen publicar la aplicación o lo que es peor, que la publiques y al poco tiempo recibas un strike por utilizar nombres de marcas registradas.

El nombre de la aplicación ayuda a posicionar

Este es uno de los factores en los que he encontrado ciertas similitudes con lo que se hacía en el SEO hace años con las meta descripciones, los tags y demás. Este tipo de técnicas que en SEO serían consideradas como sobre optimización, en ASO o en posicionamiento dentro de YouTube, siguen funcionando.

Aunque se puede posicionar una app de brújula sin el nombre (seguramente a base de talonario), lo cierto es que bastante más sencillo hacerlo llamándole a esa aplicación “Brújula” y utilizando un nombre de paquete del tipo “com.brujula.digital”.

nombre paquete app

En el ejemplo se puede ver que en el nombre del paquete se utiliza la palabra “compas” que significa brújula en inglés y en la traducción de la aplicación se utiliza la palabra clave “Brújula”. Esto es extensible a prácticamente todas las aplicaciones de este tipo que están situadas en los primeros puestos.

La ficha de la aplicación es esencial

Lo que en SEO traduciríamos como SEO Onpage o SEO a nivel de página aquí se vuelve totalmente imprescindible y determinante. Es esencial que la descripción sea lo más precisa posible, que se utilicen con sentido tanto la palabra clave principal, como sus posibles derivadas o longtails. Además de utilizar Keyword Planner  para buscar las palabras clave, también puedes echar mano de las fichas de la competencia o de Google Play para las predicciones que te da, las cuales están basadas en búsquedas que hacen otras personas.

búsqueda Google Play Longtails

Un truco es introducir la keyword seguida de una letra del abecedaria e ir viendo las predicciones para todas ellas.

También deberías utilizar los típicos iconos ✅ ⭐ ➡️ para mejorar el CTR y así hacer más vistoso el texto con respecto a lo que ofrece la competencia. Y no se me olvida que es esencial hacer lo mismo con las imágenes de la aplicación, que han de ser claras y vistosas, el icono o la interfaz de la aplicación, pero esto considero que es algo bastante más obvio. Además, si puedes incluir un vídeo explicativo a YouTube (sin monetización), mejor que mejor.

Reputación del desarrollador, calificaciones positivas y descargas

A mi modo de ver, las aplicaciones funcionan como una especie de bola de nieve. Para ello un desarrollador que tenga cierto prestigio tendrá más visibilidad de serie que alguien que acaba de crearse una cuenta por primera vez. Las calificaciones positivas son fundamentales ya que son un síntoma de que la app que has desarrollado gusta a la gente, por lo que es fundamental que corrijas los errores que los usuarios reportan y que les contestes a los problemas que les plantea la aplicación, ayudándoles en todo lo que puedas. Quizás con esto consigas cambiar más de una nota negativa.

valoraciones app Google Play Console

Por otro lado, el número de descargas también influye muchísimo a la hora de mejorar el posicionamiento ASO. Además, cuando ya tienes un cierto número de descargas, la aplicación se retroalimenta de ellas y consigue ir mejorando las cifras de descargas que tienes prácticamente día tras día.

Otros factores que Google no te cuenta

Como ya te había comentado, Google cuenta algunas cosas pero otras se las calla, le da menos importancia de la que tiene o simplemente niega que sirvan de ayuda. Algunas de estas técnicas se pueden incluso considerar Black Hat y si Google se entera de que las has aplicado, ten por seguro que tomará medidas severas.

Se sabe que se pueden alterar los rankings de las aplicaciones enviando enlaces externos, pero Google prohíbe cualquier tipo de publicidad o promoción fuera de su plataforma, solamente permite la promoción de las aplicaciones utilizando su publicidad. Pero quizás eso no esté al alcance del bolsillo de todo el mundo o simplemente no sea rentable para la app que quieres crear.

Tampoco está permitido aumentar el número de descargas “de forma artificial”, pero aún así, no serán pocos los que publiquen vídeos en YouTube promocionando su aplicación en canales propios o ajenos para aumentar el número de descargas, ni los que paguen promociones a través de Facebook Ads o incluso por reseñas positivas. Métodos de este tipo hay a miles, tal y como ocurre con el posicionamiento SEO, pero también conllevan riesgos que solo un experto o alguien que simplemente quiera aprender deberían correr.

Mi experiencia con el ASO y las aplicaciones

Mi experiencia en este campo no es excesivamente amplia, he desarrollado algunas aplicaciones sencillas y he publicado un par de ellas en Google Play. Una de ellas ha conseguido un cierto éxito sin demasiado trabajo por mi parte, con más de 10.000 descargas (y subiendo) en 4 meses, buenas puntuaciones y unas pequeñas ganancias de algo más de un euro diario, pero sin que tenga que hacer nada.

gráfica de descargas desde Google Play Store

Evidentemente, no me voy a forrar con esta aplicación, pero como aprendizaje para crear otras más adelante, no está nada mal, y teniendo en cuenta el poco trabajo que me ha llevado publicarla, tengo que decir que ha merecido la pena.

Conclusión

Espero que este artículo haya sido de ayuda y te animes a crear tus propias aplicaciones, ya sea para Google Play o para App Store. Piensa en la calidad de aplicaciones que utilizas en tu teléfono móvil a diario y te darás cuenta de que es todo un universo por explorar.

Además, aunque no es para nada mala idea aprender a programar, hoy en día existen motores para la creación de aplicaciones que permiten desarrollar auténticas virguerías sin necesidad de saber absolutamente nada de código.

Responder