no comments

Fibra óptica: ¿qué es, para qué sirve y cuáles son sus ventajas?

Al hablar de la fibra óptica nos referimos, al más avanzado medio físico que se utiliza actualmente para transmitir información a través de cable, consiste en una hebra conductora de luz que puede ser de silicio fundido, plástico o vidrio.

Para su instalación se requieren diversos accesorios y herramientas; algunos de los accesorios de fibra óptica más utilizados son los protectores, casetes y kits de montajes, aunque también suelen utilizarse la roseta fibra óptica, esta sirve como punto de terminación de la red de fibra óptica proporcionando protección física a cables y empalmes, agrupando y organizando las fibras.

La fibra óptica básicamente se trata de un filamento muy delgado, cuyo grosor se acerca al de un cabello humano. Es decir, que los pulsos de luz por los cuales son transmitidos los datos, circulan en un canal de escasos 0.1 milímetros.

Esta fibra manipula la luz de forma controlada dentro de un cable y la transmite gracias a las placas y terminaciones que la componen; al transmitir el impulso de luz, la fibra óptica permite la comunicación en dos direcciones a gran velocidad, es decir, recibe y envía data por cable.

Entre las propiedades de la comunicación de información mediante cables de fibra óptica destacan su alta velocidad, similar a la de radio y que no es afectada por interferencia magnética, por lo que es de uso común y extendido en las telecomunicaciones, sistemas de CCTV y redes de datos.

Su uso a escala internacional comienza a darse en los años 80, sin embargo, la primera información que se transmitió a través de la fibra óptica data del primer semestre del año 1977 y fue realizada en Long Beach, California.

Componentes de la Fibra Óptica

Cada filamento de fibra óptica está compuesto de:

  • Una fuente de luz, Láser o LED.
  • Un medio transmisor, la fibra óptica en sí.
  • Un detector de la luz, conocido como fotodiodo.

Un cable de fibra óptica tiene: Chaqueta, tensores, recubrimiento, manto, núcleo.

Usos de la Fibra Óptica

El uso más extendido de la fibra óptica es el área de las telecomunicaciones por cable, lo cual permite realizar enlaces para redes tanto de largo alcance como locales, además sirven como sensores del nivel de luz aunque también para presión y temperatura.

La fibra óptica también sirve para la instalación de sistemas de CCTV, como material para la iluminación en áreas sin fuentes cercanas de luz y hasta como objeto de decoración en lámparas, luces e incluso árboles artificiales de navidad.

¿Cómo funciona la fibra óptica?

Su funcionamiento se basa en dos principios físicos:

  • La refracción: un haz de luz se mantiene dentro de la fibra óptica, específicamente en su núcleo, y se propaga a través de ella gracias a las propiedades físicas de su revestimiento y el ángulo en el que se refracta; la información es enviada de un medio a otro, tal y como cuando se introduce un cuchillo dentro de un vaso con agua, en el caso de la fibra óptica, para un ángulo de incidencia de la luz superior a cierto tope, esta se regresa o refracta, así no hay escapes hacia otro medio y el haz se mantiene en la fibra recorriendo largos trayectos sin pérdidas de información.
  • La reflexión mediante la cual la dirección de onda cambia hacia su origen, tal y como cuando una persona se detiene frente a un espejo y este refleja su imagen.

Tipos de Fibra Óptica

La fibra óptica puede ser:

  • Monomodal: propaga un modo de luz, sólo puede transmitir un haz de luz internamente, su fuente es un láser, tiene un alcance de 300 kilómetros, envía información con buena tasa de transferencia a largas distancias.
  • Multimodal: propaga múltiples haces de luz, más de mil modos diferentes, su fuente de luz es LED, su alcance es corto hasta 2 – 3 kilómetros, son sencillas y económicas de instalar, pero no es recomendable usar en conexiones de distancias lejanas ya que esta incrementa su tasa de error.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Responder